sábado, 26 de noviembre de 2016

Amigo convaleciente

Hola a todos:

Hace 10 dias operaron a nuestro amigo Julian Montañes(organizador de las brevets en Aragon) de uno de sus hombros.  Como sabeis hace 3 años y medio Julian sufrio una dura caida en la que se fracturo los dos humeros.  En uno de ellos la recuperacion es buena, pero en su hombro izquierdo tiene fuertes dolores y una movilidad que nos es la que deberia ser.  Por ello y en aras a mejorar ambas cosas le han operado por tercera vez.

Todos los que le conocemos un poco sabemos de su capacidad de sufrimiento, y le deseamos lo mejor del mundo y que se recupere de la mejor manera posible.

Os pongo una foto suya de una ruta dando la vuelta al Moncayo de hace ya algunos años en la que se le ve bien.


Julian, espero que en breve estes otra vez rodando con nosotros como siempre...

viernes, 23 de septiembre de 2016

Final de temporada

Hola a todos:

Estamos a finales de septiembre, lo que quiere decir que la temporada esta terminando.  Las grandes vueltas cada vez me aburren mas y cada vez soy mas partidario de las pruebas de un dia como dos buenas carreras que quedan por correr:  el Giro de Lombardias y la Paris-Tours.

El Giro de Lonbardia,, la clasica de las hojas muertas es una prueba que es el ultimo de los monumentos del año y que se corre en unos paisajes muy bonitos cerca del lago de Como.  Es realmente dura tanto por kilomnetraje como por cotas, y quien la gana soluciona la temporada, aunque aqui en España no se valora mucho.

Aqui os pongo algunas imagenes de esta prueba...





viernes, 9 de septiembre de 2016

Cronica de Luchon-Bayona

Hola a todos:
A los dos dias de terminar la prueba escribi la cronica de tiron y aqui os la pongo:

Bayona 24 de Junio de 2016 a las 11.45 h.  Acabamos de llegar al aparcamiento donde dejaremos el coche y cogeremos el bus para ir a Luchon antes de nuestra vuelta en bici. Recogemos nuestros dorsales y nos vamos a entregar las bicis para después comer tranquilos.
Una vez liberados de las obligaciones, nos vamos al coche y comemos tranquilitos la ensalada de pasta y las pechugas que hice la víspera…  Después de eso, preparamos las bolsas, lo recogemos todo y nos vamos al bus.  Esperamos dentro del bus un buen rato hasta que al final arrancamos y nos vamos hacia Luchon.  En el camino charlamos tranquilos, y una vez dejamos la autopista tras 30 Km de carretera llegamos a Luchon sobre las 18 h.  Durante todo el camino me ha llamado la atención el paisaje tan poblado de bosque que hay.  En la cara sur, en España esto no es así…
Esperamos en Luchon a que lleguen las bicis y mientras, yo me acerco al hotel a decirles que e un rato llegaremos con todos los trastos.
Tras recoger las bicis(las nuestras son de las ultimas en salir porque fueron de las primeras en entrar), nos vamos al hotel, dejamos todos los trastos y nos vamos a dar un paseo por el pueblo.  En 10’ hemos terminado, y tras comprar una barra de pan para los bocatas del día siguiente, nos vamos al hotel.  La habitación es pequeña y tiene ducha y lavabo pero no taza del w.c.   Para orinar o hacer aguas mayores hay que salir al pasillo (¡¡¡!!!).  Menos mal que la cama es buena y ancha aunque un poco corta para mí.
Cenamos a las 21 y cada uno se va a sui habitación.  A las 22.15 apago el partido de rugby que veo  me duermo en 10’.
Sábado 25 de Junio a las 5.45 de la mañana.  Mi compañero de club y amigo Jose Mari y yo desayunamos en la habitación del hotel antes de prepararnos para nuestra primera Luchon-Bayona.  El desayuno es completito, y tras terminar quedamos en vestirnos y bajar en 10’ con las bicis a la puerta.  Me he despertado a las 4.50 y ya no me he dormido, pero he estado en la cama un buen rato más.
Recojo todo, me visto, cojo la bici y bajo cuando Jose Mari llama a la puerta.  La bici pesa como siempre que hacemos una brevet larga, porque entre la ropa y la comida que hemos metido vamos a tope…
Llegamos a la salida y ya hay gente haciendo cola. Sellamos tranquilamente y nos ponemos a la cola nosotros también.  En la cola oigo algo de francés, algo de castellano pero sobre todo oigo hablar euskera.  Hay gente de mi tierra a patadas, y muchos han venido en grupo.  Debe ser que allí donde vamos los vascos nos hacemos notar, y ese día había mucho cachondeo en cada grupo de mis paisanos.
Tras 5’ y la meada de rigor van sellándonos la cartulina y salimos tranquilamente.  Nadie corre, todos tenemos claro que hay muchas horas de bici por delante y muchas muy duras.  Vamos saliendo del pueblo en pelotón estirado pero sin ninguna prisa.  Antes de salir del mismo ya empieza el puerto y comenzamos a subir.  Aunque en los primeros kilómetros voy con el 25, enseguida pongo el 28 y para arriba.  Poco a poco vamos dejando atrás los primeros kilómetros de subida, y aunque es el principio cuesta subir; es un puerto que por lo menos para mí no tiene nada de fácil.  Subo a 10-11 Km/h con unas pulsaciones de 168-172 ppm, seguro que el desayuno vikingo que he hecho ayuda a tener las pulsaciones tan altas.
La parte final es lo más duro, pero me entretengo hablando con Jose Mari, mirando hacia abajo y viendo a la gente como sube.  Al final terminamos la subida en una hora y cuarto más o menos.  Paramos, comemos algo, nos abrigamos y empezamos la bajada.  Ya habíamos visto que las nubes estaban muy bajas, y eso se nota al bajar.  La niebla o las gotas de lluvia fina nos  van mojando y empezamos a pasar frio ya que hemos sido optimistas y vamos con culotte corto a pesar de los manguitos y el chaleco. 

Llegamos a Arreau, y después de nada de llano ya nos desvían y nos metemos en el Aspin.  Empezamos suave y comentamos que este es un puerto muy bonito, un puerto agradable para el ciclista.  Ves todo el valle según subes, las vistas son preciosas y no es tan duro como el siguiente puerto, el Tourmalet.  La pena es el día que hace, porque tanta niebla evita que se pueda ver bien todo este paisaje.  Aquí subo inicialmente a 12 y luego en la parte más dura a 9-10 Km/h y unas 155-163 ppm más o menos.  Al final son 45-55’ creo recordar de subida, y tras llegar arriba paramos en el primer avituallamiento del día.  Comemos un poco de todo, y tras ver que estamos ya empapados de sudor y sobre todo de humedad ambiente  nos ponemos las perneras y casi toda la ropa que llevamos.  Yo llevo puesto encima una camiseta corta de fibra, el maillot de manga corta, los manguitos, el chaleco, la chaquetilla fina de verano y el chubasquero.  En las piernas por contra, culotte corto, perneras y botines sobre los zapatos.
A pesar de tener suerte y no hacer frio, estamos a 12 ºC que al bajar son muchos menos.  Bajamos y al llegar a Saint Marie de Campan (lugar donde empieza la subida al Tourmalet) veo que nos observa un matrimonio desde el jardín de su casa:  con manga corta el hombre y vestido de tirantes la mujer.  Me entran escalofríos al verlos y seguimos sin parar en la famosa fuente del pueblo.
Empezamos a subir el coloso del día y tengo que parar porque oigo ruidos raros en la parte trasera de mi bici.  Miro la parrilla y veo que el agua de la carretera ha aflojado las bridas que la sujetan, la parrilla se ha bajado un poco en los tirantes traseros de la bici y roza con la rueda trasera.  La subo un poco, reaprieto las bridas y tema solucionado.  Volvemos a la carretera y la cuesta es cada vez más pronunciada.  Hasta la curva de herradura en la que se cambia de ladera aguanto un poco, pero después de esta curva los porcentajes suben al 10 % o más y todos (y por supuesto yo…) subimos sobre los 8 Km/h como buenamente podemos…
Subo entre 7-8 Km/h y a 60 pedaladas por minuto, y se nos unen 3 franceses (dos chicos y una chica) con los que subo charlando con ellos lo que puedo.  Así llegamos a las viseras que tapan la carretera y evitan las avalanchas, y desde allí en adelante todavía subo más despacio…
Aquí ya me he quedado solo con Jose Mari(me cuida como a uno de sus hijos…) y ahora voy a 7 Km/h escasos, 55-60 pedaladas por minuto  y mi corazón va a 165-168 ppm.  A mitad de La Mongie le digo a Jose Mari que hacemos una parada técnica.  Me tomo dos geles y un buen trago de agua, saludo al burro Federico que se quiere comer mi piloto de luz trasero y tras un pequeño respiro seguimos subiendo.
Subo algo mejor un par de kilómetros y le doy a la lengua con un gabacho con el que hablo en francés y en euskera indistintamente.  Es un poco pesado, pero me entretiene y si hablo no pienso en lo dura que es la subida así que no digo nada y sigo con él un rato.  Nos hace fotos y nos dan la tarjeta para verlas y comprarlas en internet.  Pienso mientras subo que no debo de ir  tan mal, porque puedo pedalear, hablar, coger la tarjeta y guardarla en el maillot… o soy un portento o el que no se consuela es porque no quiere…
El final del puerto se agarra mucho, pero al final todo se termina y este puerto también.  Hemos tardado 1 h 40’ en subirlo (está claro que por mi lentitud, porque Jose mari está muy muy fuerte…) y ya estamos arriba.  Nos hacemos unas fotos entre el maremágnum de coches, ciclistas y acompañantes y nos tiramos hacia el control, que según Jose Mari esta 3 curvas más abajo.  Al final después de 3 Km paramos a abrigarnos porque estamos pasmados de frio y el control no aparece.  Tras taparnos, bajamos unos 5 Km más y allí está el dichoso control.  Según llego veo a Eduardo Pascual de la Sociedad Ciclista Vitoriana, un buen amigo con el que hablo un rato.  Después, comemos de todo y yo hasta tomo un café caliente a ver si así me templo.  Al rato, nos tiramos otra vez para abajo y recordando el dicho de Julián y por el frio que tengo me pongo a cantar a voz en grito a ver si se me pasa… No sé si lo consigo, pero los gabachos que suben en bici se parten de la risa…Tras un buen rato bajando y muy escasos metros llanos llegamos a Argeles-Gazost y… a la salida del pueblo ya han puesto otra cuesta para empezar el Soulor.
Empezamos el Soulor con un pechugazo cuesta arriba de por lo menos 4 Km con un porcentaje que no baja del 6-7%, y mis piernas están como el flan.  Poco a poco el % baja y mis piernas mejoran algo, y así vamos haciendo kilómetros junto con Anselmo Mur, un amigo de Huesca con quien coincidimos en todas las aventuras en las que me embarco.  Nos cuenta que ahora también corre, y que quiere conocer todas las provincias españolas corriendo medias maratones… y dice mi madre que yo estoy mal del coco…
Seguimos así de charleta hasta que al cabo de un buen rato damos una curva a derechas y se nos presentan los 8 km duros del Soulor.  Aquí ya subo a 7 Km/h como mucho y mi corazón ya no sube de las 155-160 ppm.  Voy poco a poco entre los ánimos de Jose Mari y mis estrategias mentales para entretenerme.  Miro las bicis de los que me pasan, miro los árboles, decido que olor me gusta y cual no… todo vale para no pensar demasiado…
Subo y subo y subo y subo como un robot a 7 Km/h y 55 pedaladas por minuto.  En un momento en el que la niebla es muy espesa y que estoy mirando el cuenta kilómetros oigo a Jose Mari jurar.  Al levantar la vista veo los focos de un coche que baja desde muy arriba, y ante nosotros se levanta una rampa corta de unos 40 metros de por lo menos el 15%...  Subimos la rampa como buenamente podemos(sobre todo yo) y seguimos subiendo...  Así continuo no se ni como hasta que llegamos al control de Soulor 100 metros antes de la cumbre.  Allí me siento y bebo coca cola como un loco, como los bocatas de panceta bien ricos, bizcochos, chocolate y de todo..  rellenamos los botes de agua y antes de enfriarnos seguimos hacia el Aubisque.  Otra vez bajamos casi 2 Km en el circo de Litor, y como hay tanta niebla no se ve nada.  De hecho las motos que vienen  de frente se ven a escasos 20 metros y no antes.  Tras bajar, subimos otra vez los 5 Km que hay hasta el Aubisque tras pasar por los túneles en la roca y la zona en la que se intuye una caída de más de 100 Mt, y al llegar descanso un poquito.  Nos hacemos unas fotos con mi móvil, pero no veo nada y la foto sale mal o peor…
Tras las fotos, voy al bar y pido más Coca Cola y llamo a casa para decir que estamos bien.  Al final llamo con el mv de Jose Mari porque el mío me dice que tururú…  Nos volvemos a abrigar y otra vez para abajo. Bajamos la primera parte del puerto bien, pero yo debo frenar mucho para no embalarme y noto como me estoy comiendo las zapatas de mis frenos.  Justo antes de llegar a Les Eaux bonnes, rompo un radio de la rueda dinamo, y seguimos hasta el pueblo para dejar la rueda más recta.  Jose Mari saca su multiherramienta y la deja casi perfecta en 5’, estoy admirado…
Seguimos bajando y al poco estamos en Laruns.  Enfilamos hacia Oloron Saint Marie y en escasos 5’  hacemos un pelotón  de unos 40 ciclistas.  Nadie da un triste relevo, así que al rato de los 35 Km/h bajamos voluntariamente a 25 Km/h,  al poco nos pasan y nos ponemos a rueda.  Nos llevan bastante bien unos 10 Km pero luego se ponen tontos y la velocidad empieza a subir a los 35, luego a los 40 y luego a los 45 Km/h momento en que nos descolgamos en una rampa.  Seguimos tranquilos charlando y recuperando las piernas poco a poco de la paliza de tantos puertos.  Llegamos a Oloron a eso de las 19 y pico, y no vemos ningún control por ningún lado. Pasamos Oloron y seguimos visto que no hay nadie que nos selle la cartulina.  A los pocos kilómetros paramos a comer un bocata y tras la merendola y un pis, mas bici…
Estamos ya por el kilómetro 200 o casi, y las piernas ya lo notan, aunque por otro lado yo por lo menos voy algo mejor cada vez.   Además esta zona es bastante llana y eso ayuda a que se puedan recuperar un poco las buenas sensaciones.  Pasamos por distintos pueblos ya en el país vasco francés y en el km 240 empezamos a subir Osquich, el ultimo puerto de entidad del dia.  Al empezar la subida volvemos a coincidir con los 3 franceses del Tourmalet.  Subimos poco a poco y Jose Mari, la señorita francesa y yo nos destacamos algo sobre los otros dos.  Al poco, la chica mete una marcha más y se nos va mientras Jose Mari y yo disfrutamos del crepúsculo al fondo y entre nubes.  Unas vistas preciosas nos acompañan al terminar la subida, y es que parece que la climatología ha mejorado algo y ya no llueve y al fondo cerca del mar se ve más claridad y menos nubes.  Llegamos al control de Osquich sobre las 22 h, nos ponemos la poca ropa seca que nos queda, cenamos y seguimos tras llamar a casa y decir que estamos bien y que ya nos queda menos.
A partir de aquí la carretera es muy solitaria y no vemos muchos coches ni ciclistas, y por contra tenemos unas subidas matadoras.  Son toboganes muy pronunciados tanto para bajar como para subir.  A pesar de ello, no sé si es que cada vez estamos mejor o es que al acercarnos a la costa cada vez son más asequibles, pero el caso es que cada vez los subimos mejor…
Seguimos chino chano, y a eso de las 12 de la noche le pido una tregua a Jose Mari y paramos un rato.  Nos trincamos el último bocata, y seguimos al rato.  Al poco vemos que solo quedan 30 Km, así que venga para adelante…  Los últimos kilómetros son más asequibles y llanos, y podemos hacerlos con el plato.  Vamos rodando y vemos varios grupillos de ciclistas parados con sus coches de apoyo.  El track del GPS de Jose Mari se acaba y según me dice desde ahí al final solo quedan 6 Km.  Vemos las luces de una población y aunque al principio dudamos, resulta que es Bayona.  Callejeamos un rato y a las 1.55 de la noche del sábado al domingo llegamos al polideportivo que dejamos el viernes a las 14.30 h.  Al llegar nos recibe un chico del club cicloturista de Fuentes de Ebro que nos conoce de las brevets de Zaragoza. 
Sellamos las cartulinas, les felicito a los presentes de la organización por su buen hacer(es justo reconocerlo) y vamos a tomar un cafecito a la barra.  De ahí a la mesa de estos aragoneses que nos invitan a cenar, y tras picar algo nos vamos a la ducha.  El agua esta fría y sufrimos otra vez, pero nos duchamos y nos vestimos al final.  A las 3 de la mañana nos subimos al coche y tras una hora de autopista llegamos a casa de mi madre donde descansaremos.

Epilogo:  Tras meterme en la cama me costo mas de dos horas dormirme debido al calor que expulsaba y que hacia que sudara como un pollo. Al fional me dormi a eso de las 6 de la mañana.  A las 9 nos levantamos Jose Mari y yo para desayunar y acompañarle al coche a sacar mis trastos, ya que sus obligaciones familiares le hiceron irse rapido a Alcala de Henares.  Esa noche siguiente si que dormi como los angeles...

domingo, 4 de septiembre de 2016

El verano ya llego, el verano se marcho...

Hola:

hace mucho que no escribo, pero hoy ya es el dia en que puedo hacerlo con algo de tiempo.  Como dice el titulo de la entrada, el verano llego y para los trabajadores normales ya se marcho.  Hemos vuelto al trabajo despues de las vacaciones y ya no hay nada del verano que nos quede, solo el recuerdo de lo que hemos disfrutado.

A finales de Junio por fin pude hacer una de las marchas que llevaba tiempo ambicionando poder hacer.  La Luchon-Bayona por fin esta en la saca.  Pense en Enero que nunca seria mas joven ni estaria mejor que ahora, asi que entrene sin prisa y bastante motivado para hacerla.  la prueba tenia 3 partes:  el antes, la prueba en si y el despues. 

El antes era reunirme con mi amigo Jose Mari para ir juntos a Bayona, y a pesar de los controles en la frontera llegamos con tiempo de sobra para comer y preparar todo bien.

Mi bici en la empresa embalada para ir hasta Luchon:

 Las dos bicis en el polideportivo desde donde saliamos direccion Luchon:
 Jose Mari tras hacer una foto:
 La TREK de Jose Mari en el camion en el que iba a Luchon:


El durante(la prueba en si) fue muy duro pero muy gratificante y divertido a pesar de la climatologia que hubo, casi todo el dia con niebla y lluvia... (en breve colgare la cronica de la prueba en si).

 Jose Mari y yo momentos antes de salir de Luchon:
 
 Jose Mari y yo en el tourmalet


Jose Mari(por lo menos su casco y ceja) y yo en el Aubisque:(veiamos tan poco la pantalla del movil que asi  salieron las 2 fotos...)


El despues era llegar a casa de mi madre para dormir despues de terminar la prueba y con el cansancio que llevabamos.  Desde Bayona hasta la casa de mi madre hay 100 Km que hicimos por autopista sin problema charlando y comentando temas varios relacionados con la bici como no podia ser de otro modo.

A la mañana siguiente Jose Mari se fue a madrid y yo me quede en casa de mi madre descansando.

Por ultimo y como consecuencia de andar para comer en los controles de la prueba, mis zapatos murieron con las botas puestas.  la suela de uno de ellos se despego, asi que solo me quedo comprar unos nuevos de la marca jhon Luck ¡¡¡¡¡HECHOS A MEDIDA!!!!!!! que son realmente comodos y que son asi de bonitos:

espero que me duren tanto como los anteriores, unos ADIDAS comprados a un amigo que no los habia estrenado y que han aguantado carros y carretas.

Y con esto y un bizcocho me despido de momento...





domingo, 5 de junio de 2016

El verano ya esta aqui

Hola a todos:

Hace mucho que no escribo nada, ¿porque sera?...  La respuesta es muy sencilla:  no tengo mucho tiempo.

En estos momentos a las 10.57 de la mañana del domingo dia 5 de Junio, deberia estar duchandome despues de rodar unas horas, pero hoy no he cogido la bici.  Mi hija tardo en dormirse ayer por la noche y yo tambien me dormí tarde.  Al final se hizo muy tarde para levantarme a las 5 y desayunar y salir a las tantas de la mañana, asi que hoy no hay bici y hay descanso, cosa que tambien se agradece.

En las fechas en las que estamos cuando salgo con la bici veo a la gente muy rodada y fina, en mitad de la temporada.  Yo por el contrario sigo subiendo en mi estado de forma y a pesar de ello veo que me falta mucho para estar medianamente bien, que le vamos a hacer...

De todas formas y a pesar de mi lamentable estado de forma, he de decir que sigo disfrutando mucho cuando salgo con la bici.  Sigo pasandomelo pipa y eso que casi siempre ruedo solo, imaginaros si pudiera salir con algun grupillo y rodar en grupo mas rapido y mas kilometros...

Tambien por otra parte, he de decir que cada vez me llama mas andar en bici con alforjas.  Ya que he descubierto que andar despacito tambien me divierte, a ver si puedo alargar eso y disfrutar mas dias yendo con alforjas.  Se lo he dejado caer a mi hija, pero es lista y me dice que tururu...ja, ja, ya sabe lo que cuesta andar en bici...

Cambiando de tema, ya ha terminado el Giro y se acerca el Tour.  A ver si este ultimo es tan divertido como el Giro, ya veremos...

Por cierto, veo que tengo 12 seguidores, muchas gracias a todos ellos por su fidelidad a este cencerro.

Para terminar alguna foto de mis amigas danesas.  A cuidarse.



sábado, 30 de abril de 2016

Reflexiones...

Hola:
Esto es lo que escribi el domingo pasado despues de rodar un rato con mis amigos del Club Ciclista Aragones...

Posiblemente fruto del exceso de tiempo libre esta mañana tras salir con la bici un rato y ver a mis compañeros de club, llevo rato pensando cual puede ser el motivo por el que algo puede llegar a gustar tanto como a mi el andar en bici, a otros amigos mios ir al monte o jugar al rugby o lo que sea...


Realmente siempre intento explicarlo diciendo que es una actividad que me satisface enormemente.  Hay dias como hoy que es un asco debido al fuerte Cierzo que habia y que hacia muy complicado rodar por encima de los 20 Km a la hora, pero dias olvidando los dias como hoy realmente disfruto mucho.

Tengo en mi cabeza recuerdos asociados a la bici que son inolvidables.  Subir los ultimos kilometros del Ponton en Julio aproximadamente a las 23 de la noche y ver los ultimos ratos de claridad en el perfil de los picos de Europa, rodar tranquilo una mañana de primavera como ahora cerca de Zaragoza con los campos muy verdes y el fresco de la mañana en la cara, rodar en invierno al borde del mar entre Getaria y Zarautz con el olor del salitre en la nariz y ver el castillo de Igeldo a lo lejos, rodar al almanecer en el bosque de Rambouillet entre al humedad y la niebla hecho polvo por el cansancio y el sueño acumulado y sabiendo que en poco terminaras una de las prueba mas duras que hay en el mundo randonneur, o simplemente rodar tranquilo charlando con los amigos una mañana cualquiera.  Todas estas experiencias ya hacen que la bici sea para mi un aterapia que me reconcilia con esta mierda de mundo que hacemos entrea todos que sea asi de mierdoso.



Sinceramente creo que si no fuera por la bici seria mucho mas desgraciado y viviria muy mal.  Y creo tambien que mi entorno lo comprende y por ello lo aceptan y me aceptan tal y como soy con mis obsesiones y mis pajas mentales(que tengo muchas...).  Por todo ello, doy gracias a Dios.  Tengo mucha suerte de tener gente que me quiere y me entiende, y que me tratan bien a pesar de lo cabestro que soy.

Para empeorar este estado de enajenacion mental, ultimamente se me pasa mucho por la cabeza viajar con alforjas.  Es barato, bonito y agradable porque la velocidad es la justa para no ir demasiado rapido ni demasiado lento...


Pues eso es lo que puedo decir sobre mi obsesion bicicletera.  Y espero que no se me pase; ya sabeis que "mal que no mejora... empeora".  Quiero seguir disfrutando de la bici y compartirlo con todos los que me quieren y todos los que me seguis en este modesto blog.

Nos vemos en la carretera.



domingo, 24 de abril de 2016

Nuevo sillin

Hola de nuevo: 

Esta semana he cambiado el sillin a mi bici y he puesto un  BROOKS modelo SWALLOW CLASIC.  Todo el mundo habla maravillas de estos sillines, especialmente de B17 que todos dicen que va muy bien en las distancias largas o muy largas.  Yo he optado por este modelo un poco mas fino de lineas, a ver si tambien me va bien...

Os pongo una foto del mismo con mi pie de fondo...


Solo espero que me ayude a conservar tan delicada zona en el mejor estado posible...

Nos vemos en la carretera.