sábado, 21 de julio de 2018

Brevet de 600


Esta crónica empieza exactamente igual que la de 400: “…Zaragoza 5.35 A.M.  Salgo de mi casa con la bici y la bolsa en la parrilla camino del Hotel para ver a mis compañeros de club y recoger mi tarjeta tras pagar el importe de la misma.  Voy lleno como un botijo de todo lo que he desayunado, y según llego recojo lo mío y salgo a la calle...”
Mi careto antes de salir de Zaragoza.


 
Me alegra ver que Loles y Josune nuestras amigas navarras al final se han animado y han venido a hacer la brevet al igual que Mikel de Mungia.
Esta brevet sale por la carretera de Castellón, y según salimos ya al poco rato un participante de Madrid se pone a tirar como un loco.  En vez de dejarle ir, le seguimos un buen rato y vamos a toda mecha hasta después de Fuentes de Ebro.  A Andrés por pillar un bache se le cae la luz trasera y paramos a recogerla.  Al final la luz aparece entre las hierbas del arcén, y tras cogerla seguimos tranquilos.
Vamos en varios grupos porque todos no hemos parado a por la luz, así que finalmente nos reunimos casi todos en Sastago haciendo un grupo de 10-12 integrantes.  Vamos haciendo camino y finalmente llegamos al primer control de Escatron donde cae un refresco y u bocadillo ya.
Gran frase vista en el baño de Sastago:

 


 ya hace calor y tras el pica-pica seguimos dirección Caspe y Bujaraloz.  Pasamos por Caspe y giramos en dirección Bujaraloz.  Desde Caspe a Bujaraloz vamos tranquilos primero subiendo  y luego con rectas largas y aburridas.
 Llegamos a Bujaraloz y nos tomamos otro refresco y otro bocata en El Español, donde comimos en la brevet de 400.

Foto de familia en EL Español:



 Después de la parada, salimos hacia Sariñena y al poco nos damos cuenta de que hemos perdido a Pelayo, el satélite asturiano con el que íbamos hasta ahora.
Los Monegros son calientes y aburridos a ratos, así que ya canto de vez en cuando a voz en grito para ver si me animo un poco.  Pasamos por La Almolda y seguimos dirección Sariñena donde llegamos sobre las 13.30 y paramos a comer.  En cada parada aprovecho para cuidar mi trasero, y bueno, ahí voy tirando…
Foto grupal de la comida en Sariñena:




Foto de Jose mari y un menda en la misma comida



Mi menú de ese día para comer consistió en alubias blancas, pollo en salsa y arroz con leche.  Tras comer, rellenamos los botes con agua y salimos dirección Grañen.  Este camino es justo el contrario al que hicimos entre Sariñena y Huesca en la brevet de 400, pero hacerlo por la tarde resulta bastante más pesado y caluroso que entonces por la mañana.  Según hacemos kilómetros noto que las piernas me van flojas. Hay una rampa cerca de Huesca que subo de mala manera y según entramos en la ciudad a eso de las 16.30 estoy deseando a ver si paramos a beber álgo(el calor ronda los 35 º C o por ahí).  Paramos en un supermercado y aprovechamos para beber algo isotónico y a descansar un poquito.  Al poco volvemos a la carga y salimos de la ciudad dirección Ayerbe.  A mitad de camino paro a mear y el resto excepto 2 o 3 que me imitan se van por delante.  Volvemos a rodar a nuestra marcha y al rato son los que van delante los que paran a lo mismo, y yo viendo mi deplorable estado físico (tengo las piernas como flanes…) sigo poco a poco.   Antes de Ayerbe hay una subida que no es nada del otro mundo pero que me hace sufrir bastante y llego al control de este pueblo hecho polvo.  En la subida uno de los integrantes de grupo me pregunta si voy mal y mi respuesta es mejor no repetirla… que asco, que mal voy…
Sello y me voy a la sombra a sentarme, comer algo y recuperarme.  Me hago un selfie para mandar a mi madre y la verdad es que cuando veo tengo la cara que tengo en la foto me da pena del careto que tengo.  Como un bocadillo, un montón de galletas y bebo acuarios como un loco. A partir de ahora el terreno es más quebrado y sufriré mucho si no me recupero…

Estaba muy mal en Ayerbe...


Estamos un buen rato allí y creo que estoy mejor.  Salimos todos y al poco un lugareño casi nos mata del susto al pasarnos rozando con el coche, menudo desgraciado…
La parada me ha sentado bien y me recupero rápido, está claro que hay que comer mucho y cada poco en estas pruebas…Vamos en dirección Ejea de los Caballeros por la carretera que va de Ayerbe a Erla pasando por Biscarrues. La carretera es sinuosa y en continuo sube y baja, pero por el contrario es muy bonita y más fresca que la calenturienta carretera de Huesca a Ayerbe.  En cuanto llega la primera rampa Pelayin se nos queda y seguimos a la marcha charlando unos poco otros y entreteniéndonos para que esto sea mas agradable.  En una subida algo más larga el grupo se parte y me quedo con los últimos. En la bajada recojo el chubasquero de Loles, a quien se le ha caído sin que se de cuenta.  Al volver a unirnos le digo lo del chubasuqero y le doy también el chaleco que está a punto de caerse de su bolsa.  Me da las gracias y seguimos, llegando al final a la rotonda de antes de Erla tras unos tramos con la carretera con grava por los arreglos que están haciendo en la misma y que nos obligan a bajar despacito.
Tras Erla rodamos sin problema dirección Ejea a una buena velocidad, y llegamos al pueblo bastante bien.  Hacemos una parada allí al lado del rio y los mosquitos nos achicharran sin piedad.  Bebemos coca cola y Acuarius, y comemos también para seguir luego dirección Tudela.  Vamos rodando bien y ya estamos ya bastante cerca de Tudela cuando Loles pincha.  Al parar los mosquitos de los arrozales y cultivos cercanos nos matan a picotazos, y tardamos algo en arreglar el pinchazo porque yo pincho una cámara una vez cambiada al hincharla.  Soy un manazas, así que le saco una cámara mía y volvemos a empezar…  Una vez arreglado el pinchazo seguimos rodando y se me hace largo el camino hasta Tudela, pensaba que quedaba menos.  Son las 21.30 pasadas y llegamos al hotel y restaurante donde vamos a cenar y dormir unas horas.
Tardamos muchísimo en cenar y en llevar las bicis a donde nos dicen, y al final a las 12 de la noche nos metemos en las habitaciones, y en mi caso a las 00.20 h a la cama…
El despertador suena a las 4.30 h y tras vaguear 5’ me levanto, desayuno lo que tengo, visito al señor Roca, me visto y me voy a  por la bici…   A las 5 todos estamos abajo excepto Pelayin al que dejamos a su aire, y salimos del hotel.
Casi nos metemos en la autovía para ir dirección Soria, pero los guardias forales nos dicen por donde tenemos que ir.  Salimos de Tudela dirección Cintruenigo y al poco vamos juntos rodando por un falso llano-subida que se agarra.  Algunos aprietan, y otros nos quedamos atrás con más tranquilidad.  El tiempo pasa y el desayuno se va a los pies.  Tengo hambre y me aguanto porque no hay donde parar a comer algo.  Seguimos así hasta Cervera del Rio Alhama donde preguntamos a las 8 de la mañana y nos dicen que van a abrir una cafetería ya mismo.  Esperamos y efectivamente así lo hacen.  Nos ponemos finos de bollería y café con leche, y volvemos a la carretera más tranquilos un rato más tarde.  El caso es que hace frio y estamos abrigados, pero al poco empezamos a subir el puerto de San Felices y ya nos calentamos bien…
El puerto es duro, pero se hace llevadero entre la conversación y el precioso paisaje.  Casi arriba paramos en la entrada al pueblo de San Felices y hasta hago alguna foto tipo selfie. Seguimos rodando y ya entramos en la meseta.  Se nota que estamos en Soria por el frio que hace, voy con el chaleco y los manguitos y no me sobra nada con los 10 grados que hace además de la sudada que llevo y que me hace estar empapado...

Jose Mari en su tierra



Ya empieza a sentirse el sol y nos calentamos algo subiendo el puerto del madero.  Terminamos el puerto fácil y bajamos hacia Esteras de Lubia y luego a Almenar.  Tenemos otro pinchazo y tras arreglarlo seguimos hacia Almenar donde tenemos apalabrado el almuerzo.  Y es que como este es el terreno de Jose Mari, ayer consiguió el número de teléfono del bar del pueblo y quedo con ellos para que nos diesen de almorzar.  Llegamos a Almenar a las 10 h aproximadamente, y almorzamos tranquilos.

Pepe y yo almorzando



Al salir, nos vamos a la fuente del pueblo para coger agua fresca en los bidones, y seguimos ya hacia Calatayud.  Ahora el sol ya calienta bien, pero a pesar de todo la temperatura no sube mucho, supongo que a altitud se nota...
Dejamos Círia atrás al igual que luego Torrelapaja, y es allí tras pasar por Torrelapaja donde parece que nos va a caer todo el agua del mundo encima.  Nos ponemos el chubasquero y seguimos bajando, pero tenemos suerte y al poco paramos en Villarroya de la sierra para quitarnos el mismo de nuevo.  Ahora luce el sol y no llueve nada…  Aprovechamos la parada para comer y mear a la vez que beber más, y seguimos hacia Calatayud de nuevo.  Llegamos pronto a Calatayud(sobre las 13 h) y decidimos seguir en vez de comer aquí.  Seguimos dirección Miedes, pero ante de llegar a Mara donde pidió una tregua para comer algo, estoy vacio…
Estamos todos a punto de escupir a la cara al subnormal del camarero de uno de los bares del pueblo de lo mal educado que es, y tras comer una bolsa entera de patatas fritas y una Coca Cola, sigo algo mejor.  Llego a Miedes y tengo mis 5´de gloria, porque me enciendo y subo el puertecillo de salida del pueblo a toda mecha.  Hago un grupo de 3-4 integrantes y seguimos así solos y adelantados al resto casi  hasta Mainar.  En Mainar sellamos, tomamos algo de beber y nos apretamos un bocata de jamón que esta de muerte.  Salimos con cierta prisa para que no nos pille la tormenta que se ve a lo lejos y que parece que viene hacia nosotros.  Subimos el puerto de Paniza cada uno por su lado celebrando que esto está ya casi hecho, y como puede y bajamos también igual cada uno por su cuenta…
Llegamos a Cariñena y pasamos rápido el tramo peligroso en el que hay tráfico para incorporarse a la autovía.  Después ya vamos más tranquilos y de charla, me invitan a tirar del carro y eso hago un rato.  Poco a poco pasamos Longares y Muel.   Bajamos por la carretera vieja de valencia y pasamos por donde hace unos 3 años Julián se dio el tortazo que tanto nos asustó. Lo pienso pero no digo nada, y seguimos bajando hacia Zaragoza.  Al final, llegamos a Zaragoza a las 19 h y poco.  Nos abrazamos, felicitamos, celebramos lo ya hecho y nos vamos a casa.  Me ducho y me voy a recoger a mi hija con el coche, y mientras voy sentado tranquilamente pienso en que bien se va pisando levemente solo un pedal y dejando que el coche corra mientras no me canso…

miércoles, 20 de junio de 2018

Brevet de 400


Zaragoza 5.35 A.M.  Salgo de mi casa con la bici y la bolsa en la parrilla camino del Hotel para ver a mis compañeros de club y recoger mi tarjeta tras pagar el importe de la misma.  Voy lleno como un botijo de todo lo que he desayunado, y según llego recojo lo mío y salgo a la calle.  Veo en la oscuridad a Mikel mi amigo de Mungia.  Le doy un abrazo y charlamos un poco hasta algo antes del momento de salir.
Al salir la foto de rigor con la organización del evento




Salimos tranquilitos y rodamos dirección Huesca en grupo todos.  El tiempo pasa y nos plantamos en Almudevar donde saludamos a la guardia Civil que hace controles de alcoholemia y estupefacientes a conductores  madrugadores o trasnochadores.  En el alto de las canteras antes de Huesca toca parada para aliviar la vejiga y en un tris tras estamos en Huesca en el control, donde comemos algo y seguimos dirección Sariñena.
Aquí todos juntos en el control de Huesca



En este tramo somos aprox. 19 unidades en el grupo que nos mantendremos juntos hasta el final.  A la salida de Monflorite hablo con mis amigas navarras Loles y Josune sobre la superbrevet Euskal Herria y las posibles fechas para hacerla juntos.  Al final quedamos que solo puede ser el finde del 13-14-15 de Julio y acordamos en que ya hablaremos.  Al rato paramos en Lalueza donde sellamos y comemos algo para seguir dirección Grañen.
Pasamos Sariñena y la Almolda con sus rectas y sus rampas “toboganeras” para llegar a Bujaraloz, pueblo donde paramos a comer en El español. 
Rodando por las rectas de los Monegros…




Comemos todo el grupo y a eso de las 14 h salimos dirección Caspe.  Nos lo tomamos con tranquilidad para hacer la digestión, y tras hacer kilómetros llegamos a Caspe. El sol ya pega bien y el terreno se vuelve duro con buenas rampas.  Las horas pasan y a eso de las 18 estamos en Alcañiz donde paramos a tomar algo y sellar.
Tras una media hora de descanso y bebidas isotónicas volvemos a la carretera.  Llegamos a Calanda y giramos ya dirección Andorra, con la chimenea de su central térmica en el horizonte. Mis piernas flaquean y sufro como un perro en un terreno ascendente todo el rato.  Sera por eso que esa zona es el bajo Aragón, porque todo el rato se está subiendo…  Sufro, sufro y sufro, pero prefiero callar a decir nada. En un momento dicen que aflojemos porque alguien se queda y en silencio doy gracias muuuuuchas veces...  Al final llegamos a la central térmica y empiezan a caer algunas gotas de tormenta que al final quedan en nada en nada.  Desde ese momento  mis piernas de repente se empiezan a recuperar y ruedo mejor.
Desde ahí hasta Albalate del Arzobispo voy contento y feliz, ruedo bien y fácil, cosa increíble de pensar una hora antes.  Algo antes de llegar a Albalate nos adelantamos Jose Mari y yo en una bajada y charlamos un poco esperando al resto a la entrada al pueblo.  Algo antes de llegar a Albalate vemos a Sebastián que viene a acompañarnos ya hasta Zaragoza.
En Albalate bocata y Acuarius creo recordar. Sellamos y tras descansar un poco seguimos a eso de las casi 20 h.  A la salida del pueblo nos dividimos, algunos vamos por la carretera vieja hasta salir del pueblo y otros cogen la circunvalación. Nosotros vamos algo por delante del otro grupo porque hemos recortado un poco al ir por la carretera vieja, y les esperamos rodando tranquilos y charlando y dando gracias que tengamos el aire de culo ayudando en vez de molestar.
En menos de una hora estamos en Lecera donde paramos a cenar. 

Pepe, Jose Mari y Andres cenando


Cenando tambien  con Loles y Aurelio
 Otra foto de Pepe y Jose Mari con un compañero de Cartagena creo...
 Panoramica de nuestra cena
 Pepe con un vitoriano
 Los dos alaveses de la prueba

 Hugo y Cored


 Cenamos todos juntos en buen ambiente y a eso de las 22.30 o 23 salimos de nuevo a la carretera esta vez hacia Belchite por la general que lleva a Zaragoza.  Salimos un poco cada uno por nuestro lado pero llegamos todos juntos a Belchite donde cogemos el desvío a Fuendetodos.
Al empezar a subir hacia Fuendetodos empieza a llover, paramos, nos ponemos el chubasquero y como pasa siempre nos pasa, para de llover.  Seguimos hacia arriba poco a poco y las chicas navarras se retrasan y paran por un pequeño problema.  Subimos más despacio esperando que se reincorporen al grupo, y una vez todos juntos se nos pasa el rato con las aventuras de uno de los componentes del grupo en sus salidas a Kosovo, Afganistan y otras varias…
A estas alturas el suelo esta mojado y las ruedas levantan agua, pero seguimos secos porque todos vamos de largo y el agua no nos empapa.  Se rueda bien sin frio y sin estar mojados.
Llegamos a Fuendetodos en dos grupos cerca unos de otros y Sebastián está esperando con el café, las pastas y madalenas(este hombre es una joya…).  Tomamos el café y las pastas y al rato salimos dirección alto de Jaulin.  El suelo está hecho un asco muy bacheado, pero poco a poco pasamos la zona llana y llegamos a la bajada.  Bajamos con precaución por ser de noche y por la humedad del suelo, y seguimos dirección carretera de Valencia.
Una vez en la carretera general me invitan a tirar del carro un rato y bajamos plácidamente hasta Zaragoza, llegando a las 01.30 de la noche al hotel Romareda. 

Tras las fotos de rigor y las despedidas, me fui hacia casa rodando con Jose Mari mi gran compañero, a las 2 estaba en casa y tras ducharme y tomar un té con leche reconfortante a las 3 me acosté la mar de bien…

domingo, 20 de mayo de 2018

Mis monturas


Hola:
Hoy quiero rendir un “emotivo homenaje” como se dice ahora a mis compañeras inseparables, las que siempre están conmigo vaya a donde vaya a disfrutar.  Estoy hablado de mis bicicletas…
Tengo 4, y ninguna es un último modelo.  Por antigüedad, de más nueva a más antigua son estas:
·         La primera es una ORBEA ORCA que tiene ya unos años.  Con grupo Campagnolo Record de 10 velocidades 11-27 y platos compact 50-34.  Ligera y rígida, es una gran bici y no tiene ninguna pega.  Como mucho que su dueño a veces no está a la altura de la calidad de la misma…
Es una bici de espíritu competidor, nerviosa y que responde rápidamente a lo que quieres hacer.  Aquí va una foto en la que se ve la bici...


En segundo lugar tengo una mezcolanza que consigue hacer una bici encantadora. Cuadro MMR con tirantes traseros de carbono al igual que la horquilla delantera,  cambios Campagnolo Record de 9 velocidades , frenos de un grupo Shimano 600 de hace bastantes años(casi 20) y piñonera de 9 velocidades 12-28 con tripe plato(bielas del Shimano dura-ace de 180 mm) 52-39-30.  Es todavía más vieja que la ORCA(le calculo unos 12 años) y el cuadro es comprado de segunda mano a un particular, pero es especialmente cómoda y me gusta mucho para largas distancias tipo brevet.  Os pongo una foto en la que se ve la bici y en la que parece demasiado pequeña para mi, pero es un efecto de la foto…



   La tercera es una bici con cuadro Colnago de acero que tiene 25 años más o menos, cambios de Shimano de 7 velocidades, triple plato  y frenos churruteros.  Con esta iba a trabajar algunos días, pero ahora ya está en casa de mi madre para quedarse allí y no tener que llevar ninguna bici cuando voy de visita a ver a la familia



        La última es una bici de monte de acero KONA rígido sin suspensión delantera a la que tengo mucho cariño.  También tiene 20 años o más, pero es una bici con cuadro muy ligero y duro, ideal para viajar con alforjas por ejemplo.


 
Con una u otra bici, e tema es disfrutar y pasarlo bien, y para eso casi cualquier bici vale…

Nos vemos en la carretera.